Radiografía torácica

En qué consiste

El tórax del paciente es expuesto a una pequeña dosis de rayos X, generándose imágenes sumatorias de los órganos y tejidos torácicos, en especial de los pulmones, los órganos mediastínicos y la pared torácica.

Es conveniente realizar una radiografía de frente y otra de perfil, ya que hay lesiones que pasan desapercibidas en una única proyección. Para la proyección de frente, el paciente se coloca con las manos en la cintura separando las escápulas de espaldas al tubo de rayos X, con el pecho apoyado contra el chasis (PA). Para la proyección lateral, el paciente se coloca con los brazos levantados por encima de la cabeza y el costado izquierdo contra el chasis.

La radiografía de tórax se realiza en máxima inspiración en condiciones óptimas. En caso de sospecha de neumotórax, debe realizarse también una proyección de frente en espiración.

En caso necesario, la exposición puede hacerse en decúbito supino (AP) o con el paciente sentado (sedestación). La proyección en decúbito lateral con rayo horizontal sirve para corroborar la presencia de un derrame pleural.

Indicaciones

La radiografía de tórax es uno de los exámenes de diagnóstico por rayos X más comúnmente realizado.

Es de utilidad en patología torácica tanto aguda como crónica y también en patología abdominal cuando se quiere diagnosticar un neumoperitoneo.

La radiografía torácica preoperatoria, realizada de forma generalizada en el pasado, actualmente su uso dependerá de la edad del paciente, de su estado de salud y del tipo de intervención quirúrgica, como por ejemplo reflejan las recomendaciones de la Sociedad Española de Anestesiología y Reanimación.

Limitaciones

Las mujeres siempre deben informar a su médico y al técnico de Radiología si existe la posibilidad de embarazo. Muchos exámenes por rayos X no se realizan durante el embarazo ya que la radiación puede ser peligrosa para el feto. En caso de que sea necesario el examen de rayos X, se tomarán precauciones para minimizar la exposición del bebé a la radiación.

En pacientes no colaboradores o con deformidades importantes, la calidad de la exploración puede ser muy deficiente.

Preparación del paciente

Ninguna en especial.